A las tradicionales inquietudes en torno a la enseñanza y a la formación en las universidades se han sumado procesos de creciente importancia en las últimas décadas:
  • El aumento de la matrícula que incluyó el acceso de nuevos sectores de la población a los estudios superiores;
  • La diversificación de la red institucional y de las características de las universidades;
  • La expansión creciente de la oferta con la aparición de nuevas carreras y campos, junto con la especialización de carreras existentes, tanto en el grado como en el posgrado;
  • El aumento de la demanda hacia los estudios superiores relacionada con tendencias del desarrollo científico, productivo y social;
  • Los cambios culturales y los nuevos lenguajes tecnológicos que inciden en la relación de los jóvenes con el saber y el trabajo;
  • Los desafíos de articulación entre la formación de nivel secundario y la universidad.

En este contexto, se han complejizado las actividades de formación, de investigación y de transferencia que la universidad desenvuelve y se han agudizado las tensiones propias de los procesos que se desarrollan en este ámbito.

De allí que las preocupaciones pedagógicas hayan crecido en importancia y que las discusiones sobre estas temáticas recorran de manera cada vez más frecuente las inquietudes de los organismos de gestión así como de los claustros universitarios. Estas discusiones recogen la herencia y la reflexión pedagógica que ofrecen respuestas a los desafíos generados por la emergencia de nuevas condiciones en los procesos de formación educativa.

En este contexto, resulta indispensable una revisión de los marcos tradicionales de funcionamiento institucional y una mirada reflexiva sobre los procesos educativos en las universidades, sus dinámicas internas y su relación con la dinámica social de la que forman parte.

Por tales motivos surge, la necesidad de crear espacios específicos que alimenten la reflexión y el debate sobre estas cuestiones en un doble sentido: por un lado, recoger y sistematizar las discusiones y preocupaciones ya existentes en las instituciones universitarias, sus organismos de gestión y sus claustros; por el otro, promover la apertura de nuevos debates y contribuir a la generación de una agenda sobre los temas y los problemas que deberán encararse en el mediano plazo.

El Congreso en Docencia Universitaria se organiza como un espacio de intercambio y discusión con el objeto de atender estas preocupaciones, y cuenta con el apoyo de la Maestría en Docencia Universitaria y de la Asociación de Docentes de la Universidad de Buenos Aires (ADUBA).

Mas información en http://cdu.rec.uba.ar/